chiste

Un matrimonio está invitado a una fiesta de disfraces, pero a ella le dolía muchísimo la cabeza, y le dijo al marido que se fuera solo.
Él protestó, pero ella le dijo que se iba a tomar una aspirina y que se iba a ir a la cama, que no había necesidad de que él se quedara en casa. Así que el marido se puso el disfraz y se fue.
La mujer, después de dormir una hora, se despertó bien, sin dolor. Como era temprano, decidió ir a la fiesta. Como el marido no sabía cual era su disfraz, ella pensó que sería divertido observar cómo actuaba cuando estaba solo.
Ella llegó a la fiesta y enseguida vio al marido bailando en la pista con cada chica con la que se cruzaba, tocando un poco por acá, tirando besitos por allá… La mujer se le acercó y empezó a seducirlo. Él dejó a la mujer con la que estaba y se dedicó a la recién llegada (su mujer). Ella lo dejó avanzar todo lo que él quiso.
En un momento dado, él le susurró una proposición en el oído y ella aceptó. Salieron, entraron a uno de los coches y tuvieron sexo de todas las maneras y posiciones. Antes de desenmascararse, a medianoche, ella se escabulló, se fue a su casa, se quitó el disfraz y se metió en la cama, preguntándose qué clase de explicación le iba a dar su marido.
Cuando él entró, ella estaba sentada en la cama, leyendo. Con aire distraído le pregunta:

- ¿Cómo te fue?
- Bueno, lo de siempre… ya sabes que no lo paso bien cuando no estoy contigo.
- ¿Bailaste mucho?
- Ni una sola pieza. Cuando llegué, me encontré con Roberto, Juan, Carlos y otros, así que nos fuimos a la planta baja y jugamos al póker toda la noche…
Lo que no vas a creer es lo que le pasó al Manolo. ¡Le presté mi disfraz, se topó con una calentorra y se puso moráo el hijo puta!


18:54 - 17/11/201320 Notas • Publicación de LavinCompae
- Ir a la publicación -
Etiquetas: chiste,
La de cosas que se pueden hacer en la ducha...
Post de Lavin

Un lepero va por la calle y se encuentra un espejito de cartera. Lo levanta, se mira y dice:

- Coño… !A ese tío lo conozco..!

Y se lo guarda en el bolsillo del pantalón.

De regreso a su casa, vuelve a mirarse y repite:

 
- ¡Joder! ¿De donde conozco a ese tío?
 
Al entrar a su casa, guarda otra vez el espejito en el bolsillo de pantalón y se sienta a la mesa.
 
Mientras la Josefa le sirve la comida, el lepero vuelve a mirarse en el espejo.
 
- ‘¡Hostia!, que yo a ese tío lo conozco…Creo que es el que se corta el pelo enfrente de mí.’
 
Curiosa, Josefa le pregunta:
 
- Oye, Manolo…¿Qué tienes en la mano?
 
- Nada importante, mujer…
 
Y guarda el espejo nuevamente en el pantalón.
 
Terminada la cena, el lepero deja el pantalón sobre la silla y se va  dormir.
 
Josefa, intrigada, se acerca a la silla, saca el espejito del bolsillo, se mira y dice :
 
- ¡Lo sabía! ¡Una foto de mujer! ¡¡Y qué cara de puta tiene!!



Iba Manolo por la calle y de repente se encontró con una rana, la cuál le dijo:

- Oiga, oiga.
- Hostia, ¡una rana que habla!
- No soy una rana, soy una princesa, me han encantado y me han convertido en rana. La única forma de volver a ser una persona de nuevo es que alguien me eche un polvo.
- Bueno, pues vamos al lío, todo sea por ayudar al prójimo.
Y así, en mitad del acto, la rana se convirtió en una niña de 10 años.
Y ésta, señor juez, es la versión de mi cliente.



Mirando una pintura de Adán y Eva con una manzana en un museo, un inglés dice: “Son ingleses, porque el hombre está compartiendo la manzana con su mujer.”

El francés dice: “Son franceses, porque caminan desnudos.”

El norcoreano dice: “Son norcoreanos. No tienen ropa, apenas tienen comida y sin embargo se creen que están en el paraíso.”


15:51 - 30/3/201315 Notas • Publicación de LavinCompae
- Ir a la publicación -
Pais de los JuegosBlog de Humor
Para disfrutar esta web es necesario el uso de cookies. Si continúas navegando en ella se entiende que estás de acuerdo. OKMás información